Hace 20 años, Huracán no la pasaba bien y sufría con el descenso. Y aunque para su gente eso no era un impedimento de nada e incluso son de las hinchadas más fieles, seguidoras y comprensivas de nuestro , esa vez decidieron que había que hacer algo.

Hace 20 años, Huracán no la pasaba bien y sufría con el descenso. Y aunque para su gente eso no era un impedimento de nada e incluso son de las hinchadas más fieles, seguidoras y comprensivas de nuestro , esa vez decidieron que había que hacer algo. ¿Y qué hicieron? Ese 28 de marzo de 1998 organizaron el primer banderazo del fútbol argentino y marcaron una tendencia en nuestro país. 


Aquella procesión, que fue en la previa ante Ferro (finalizó 3-1 y el Globo volvió a ganar después de 131 días), comenzó en avenida Caseros y terminó en el Tomás A. Ducó dándole apoyos a los jugadores de ese momento, entre los que estaban -por ejemplo- el Rolfi y el Chipi Barijho. Ese hecho marcó un antes y un después en una época que no sabía de redes sociales (pero sí de pasión) y en donde la convocatoria fue a través del programa de radio Huracán una Pasión y obviamente del boca a boca del mismo barrio que ese día se vistió de rojo y blanco. Desde ese domingo histórico quedó decretado el Día Mundial del Hincha de Huracán.


Y esta vez fueron los jugadores del plantel actual los que les hicieron un regalo a los hinchas: el capitán Nervo, Marcos Díaz, Montenegro (que además de su día también celebró su cumpleaños número 39), Mancinelli, Pussetto, el Pipi Araujo, Mauro Bogado, Calello y Chimino se pusieron en la piel del hincha y como si estuviera en la popular del Palacio cantaron todos juntos una canción de cancha... "Huracán, cada vez te quiero más", gritaron.

¡Felicidades, Globo!

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios