Un alumno de cuarto año del colegio San Patricio de Sarandí recibió un disparo en una de sus piernas cuando ladrones sorprendieron a un grupo de padres y adolescentes que estaban reunidos para pagar la primera cuota del viaje de egresados.


Un alumno de cuarto año del colegio San Patricio de Sarandí recibió un disparo en una de sus piernas cuando ladrones sorprendieron a un grupo de padres y adolescentes que estaban reunidos para pagar la primera cuota del viaje de egresados. El chico está fuera de peligro, en su casa y en reposo. Volverá a clases la próxima semana.El hecho ocurrió el lunes, entre las 19.30 y 21 horas, en el Club Hípico y de Pato Barracas al Sur, ubicado en la calle Adolfo Alsina 1051, a metros del estadio de Independiente de Avellaneda.

Las familias de los chicos del colegio San Patricio se habían reunido allí para avanzar en la organización el viaje de egresados y, además, pagar la denominada cuota cero. El monto total de ese primer pago era de $ 4.000, aunque se podía abonar en dos partes, por lo que varios padres habían pagado $ 2.000. En el lugar se encontraban también los enviados de la empresa de turismo Travel Rock.


“Fue realmente aterrador, porque nos tiraron al piso. Estaban muy sacados, gritando y amenazando con las armas. Algunos de nosotros fuimos con los chicos. En un momento, se escuchó un disparo. Tal vez fue para intimidar, pero un compañero de mi hijo estaba herido, empezó a gritar. Tenía un balazo en la pierna”, uno de los padres que presenció la situación.

Las ladrones eran dos y aprovecharon que los padres y sus hijos estaban en la vereda, a punto de retirarse del lugar. Allí los sorprendieron y los hicieron reingresar al club. Bajo amenazas, ordenaron que todos se acostaran boca abajo y realizaron tres disparos intimidatorios. Uno de esos dio en la pierna derecha de Federico, de 15 años.

Luego, y en cuestión de minutos, despojaron a las víctimas de celulares, billeteras y llaves de autos. Todavía se encontraba en el lugar el enviado de la empresa de turismo Travel Rock, a quien le arrancaron de las manos una mochila con el dinero que había juntado del pago de los 80 padres que habían participado de la reunión.

“Iban llevando el anticipo, tras lo cual se comienza a pagar la serie de cuotas. Se empieza a abonar con antelación. Desde hace varios años, la escuela no tiene nada que ver con los viajes. Por esa razón, la reunión no se llevó a cabo en nuestra institución, y no participamos de ninguna manera. Fue un encuentro entre las familias y la empresa. Lo que hicieron los padres fue llevar el monto de lo que se llama cuota cero, que es de 4.000 pesos, aunque se podía pagar en dos cuotas de 2.000”

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios